Descubre qué es lo que te mueve

El otro día estaba hablando sobre el momentum positivo, que es esta etapa de la vida cuando muchas cosas te salen bien, lo estás haciendo bien y hasta podrías pensar que tienes suerte, es cuando te sugiero, ¡sigue! ¡Dale con más fuerza!, versus, el momentum negativo, en el cual parece que empiezas tu día con el pie izquierdo y sucede un evento negativo tras otro, en ese escenario te voy a decir ¡para!  Frente a esta conversación, una amiga pregunta, ¿qué pasa cuando no estás en momentum, ni positivo ni negativo, cuando solo despiertas y estás neutral?

¿Cuántas veces has despertado neutral? Espero que no muchas, porque despertar neutral es vivir en automático… y el automatismo te impide ver lo que necesitas para estar feliz, simplemente vives un día, igual que el otro, haces y cumples, subes y bajas, entras y sales, duermes y despiertas…

Viktor Frankl, neurólogo, psiquiatra y filósofo austríaco, fundador de la logoterapia y análisis existencial, descubre que el 80% de las personas no saben por qué se levantan cada mañana.

¿Qué es lo que te mueve cada mañana para levantarte? ¿Qué es lo que realmente mueve tu corazón para hacer lo que haces?

A veces confundimos las metas instrumentales con las metas finales, una meta instrumental por ejemplo es graduarte, tener un buen trabajo, producir lo suficiente para el fin de mes… estas metas, las instrumentales, te van a mantener corriendo y no avanzando.

Cuando tienes una meta final, un propósito de vida, y lo tienes en mente, tu vida cambia de forma radical, una meta final tiene que ver con tres preguntas según Vishen Lakhiani, fundador de Mindvalley: ¿Qué experiencias quiero tener? ¿Cómo quiero crecer? y ¿Cómo quiero contribuir con el mundo?

Cuando das respuesta a estas preguntas y fijas tus metas finales, tu propósito de vida, estás eligiendo los atajos de la vida, los que conducen a tu felicidad de forma más rápida que quedándote en la caja, en el sistema, en la matrix, o como quieras llamarlo.  Descubrir es el gran primer paso, para descubrir tienes que despertar y pensar que hay algo más, como cuando Cristóbal Colón pensó que había algo más que descubrir, algo más allá de la tierra que todos conocían…

Responde a las preguntas ¿qué experiencias quiero tener? ¿Cómo quiero crecer? y ¿Cómo quiero contribuir con el mundo?, descubre tu propósito, mira más allá, alimenta tu visión y descubre qué es lo que debes hacer para llegar ahí, entonces vas a despertar dispuesto a la aventura, dispuesto a encontrar un tesoro en el camino, y aunque encuentres adversidad y convulsión, vas a tener claridad de hacia dónde vas.

Descubrir es una palabra poderosa. La felicidad viene por tener motivos por los que levantarse cada mañana, la felicidad tiene mucho que ver con la manera en que nos expresamos y con el lenguaje, porque hay palabras que evocan emociones y sensaciones, palabras que evocan imágenes… Empieza a utilizar palabras poderosas, descubrir es una de ellas, descubre qué es lo que te mueve.

Comparte este Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email